MARCAS NO TRADICIONALES: LOS PRIMEROS REGISTROS.

Como dice el dicho: “No hay fecha que no se cumpla ni plazo que no se venza”. Y es que por fin, tenemos los primeros registros de marcas no tradicionales concedidos por el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). 

Hasta el pasado 10 de agosto de 2018, la Ley de la Propiedad Industrial contemplaba una definición distinta y muy limitada sobre las marcas y así también, los signos que podían constituir una: las llamadas marcas tradicionales. 

El día de hoy y desde esa fecha en que entró en vigor la última Reforma a la Ley, del 18 de mayo de 2018, ya se contemplan, además, las llamadas “marcas no tradicionales” que, en particular, contempla nuestra Ley a las marcas sonoras, olfativas, holográficas y el famoso trade dress (imagen comercial).

De acuerdo con un comunicado del mismo Instituto, se concedieron 4 registros de marcas “no tradicionales”, entre las cuales encontramos una marca olfativa que distingue el olor a bambú en productos de pintura; otro registro que también se concedió, fue el olor de la masa de una importante marca de juguetes, reconociendo el olor “a una combinación de dulce con una fragancia con tinte de vainilla, cereza y el olor natural de una masa basada en harina de trigo”, según la misma solicitud. Así también, un gran ejemplo de marca sonora y que sí identificamos los consumidores mexicanos, fue el registro otorgado al titular de una empresa cafetalera y restaurantera que alude al sonido de tres golpes al vaso de vidrio con café; por último y no menos importante, se concedió el primer registro de imagen comercial para una maceta con forma de figurín.

La gran diferencia de esta Reforma radica principalmente en la definición planteada en el artículo 88 de la Ley, la cual ahora amplía el concepto de una marca; ya no sólo a los signos “visibles” como se indicaba anteriormente; ahora, las marcas se definen como cualquier signo perceptible por los sentidos y susceptible de representarse de manera que permita determinar el objeto claro y preciso de la protección, generando una amplia posibilidad de combinaciones y de signos distintivos a proteger.

Definitivamente esta es una novedad para nuestra legislación mexicana, aunque países como Estados Unidos o en general, la Unión Europea, tienen bastante experiencia en estos tipos de marcas, por lo que todos los titulares extranjeros que quizá ya tengan esta experiencia en protección, podrán replicar sus estrategias ya probadas en otras jurisdicciones, pero ahora en México.

Entonces, ¿qué podemos proteger como marca? La Ley es muy clara y ésta nos indica los siguientes signos distintivos que pueden ser protegidos como tal:

  • Las denominaciones, letras, números, elementos figurativos y combinaciones de colores, así como los signos holográficos;
  • Las formas tridimensionales;
  • Los nombres comerciales y denominaciones o razones sociales;
  • El nombre propio de una persona física;
  • Los sonidos;
  • Los olores;
  • La pluralidad de elementos operativos; elementos de imagen, incluidos, entre otros, el tamaño, diseño, color, disposición de la forma, etiqueta, empaque, la decoración o cualquier otro que al combinarse, distingan productos o servicios en el mercado.

Claro está que, la concesión del registro de cualquiera de estos tipos de marca, están sujetos a todas las reglas contenidas en la Ley y su Reglamento, así como a todos los criterios que el IMPI ha establecido en su hacer diario. Una vez recibida una solicitud de marca, entre otras situaciones, el Instituto realizará un examen de forma  para revisar que el contenido de dicha solicitud, se encuentre dentro de lo que establece la legislación respectiva; posteriormente, se hace un nuevo examen, pero ahora de fondo, en el que se estudia que el signo distintivo no se encuentre dentro de algunas de las prohibiciones que establece la Ley. Superados ambos exámenes, el IMPI concederá la marca de interés; de lo contrario, la marca simplemente se niega.

Con cerca de 400 solicitudes visibles en el sistema de consulta externa del IMPI (MARCANET), sólo de marcas no tradicionales, de agosto del año pasado al día de hoy, estos 4 registros concedidos, son el primer paso a una nueva era de protección.

Veamos esta reforma y el otorgamiento de registros que está haciendo el IMPI , como una nueva forma de protección de los comerciantes y prestadores de servicios de México hacia el exterior y también para aquellos extranjeros que desean ingresar al mercado mexicano con toda la protección posible.

En FLOCAR LAW, te ayudamos a presentar las marcas tradicionales o no tradicionales para que puedas explotarlas y protegerlas con las mejor estrategia que podamos ofrecerte. 

Cualquier pregunta o comentario puedes escribirme a mi cuenta de Twitter personal en @armandoflores8 o a mi cuenta de correo: aflores@flocarlaw.com.

Armando Flores.

Socio

FLOCAR LAW

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *